El Barcelona se enfrenta al mes más complicado de la temporada