Un Barcelona, con problemas defensivos, echó de menos a Leo Messi y a Neymar