Valverde asume la derrota en Copa del Rey como un mal menor para el Barcelona