El Barcelona también comete fallos