El Barcelona no canta el alirón e Iniesta se lesiona