Barcelona y Real Madrid ya preparan el clásico más “descafeinado” de los últimos años