El Barça se viste de juez