El Barcelona ha tardado cinco años en fichar a un central: de Chygrynskiy a Mathieu