El Barça subió el volumen de la música para silenciar los pitos a Bartomeu en la presentación de Paulinho