El Barça quiere tener la fiesta en paz