El Barça gana y los números no engañan pero… ¿aburre su juego?