La norma con la que el Barça se justifica para no hacer el pasillo al Madrid… no siempre la cumplió