El Barça monta un muro impenetrable: 540 minutos en 7 partidos sin encajar un solo gol