El Barça afianza el liderato a pesar de mostrar su peor cara de la temporada