El Barça consigue el primer título de la temporada y manda un mensaje claro a los rivales