El Barça no consigue olvidarse de los juzgados en los últimos años