El Barça, muchos actos y poco entrenamiento