El Barça y Messi ya pasaron por la misma crisis que el Real Madrid y Cristiano