Bale esperaba un efusivo saludo de Mourinho pero… el portugués ni le miró