Bale no se levantó del banquillo para celebrar el primer gol del Madrid ante la Juventus