Aviones, tranvías... mucho ruido a las puertas del hotel de concentración de la Roja