El Atlético no perdió mordiente sin Simeone pero el Rayo lo supo maniatar