El Atlético ha hecho los deberes en verano y se pone a prueba ante el Real Madrid