¡Sin duda, el mejor partido del Atlético de los últimos tiempos!