La peor versión del Atlético de Madrid ante el Alavés: mal juego, escupitajos y pisotones