El Atlético de Madrid y su noche perfecta