En el Atleti lo tienen claro: Simeone no se toca