El Atleti, a cuartos de final de la Champions tras unos agónicos penaltis en el Calderón