El Athletic puso contra las cuerdas al Barça en Copa hasta que los culés despertaron