Arpad Sterbik, el héroe de la selección con unas paradas antológicas a sus 38 años