Ángel María Villar, de la Audiencia Nacional a la cárcel en un furgón de la Guardia Civil