Ancelotti no estaba tan contento con la victoria del Real Madrid en Getafe