Ancelotti, sus compañeros, la prensa y la afición se rinden a los goles de Cristiano