Ancelotti acabó el partido frente a la Real resignado y sin encontrar soluciones