Alexander-Arnold acepta el reto de Lingar y da al larguero desde el medio del campo