Aitor Francesena, un ejemplo de superación