Ahora también puja el Barça... Ricky Rubio empieza a desesperarse