Agüero se puso el cinturón de seguridad al ver que el taxista aumentaba la velocidad