Agüero y Salvio, los magos del balón