Aduriz no se puede ni meter la zapatilla de la tremenda rozadura que tiene