Adiós al Vicente Calderón: un estadio de leyenda y con puro corazón rojiblanco