Abu Dabi, una ciudad en desierto pero… muy madridista