Geraldine, la amiga de los reposteros: “Trabajar sola me ha parecido aburrido”