La última clase magistral de Paco Torreblanca: ‘croquembouche’