Rafael, perdido en el equipo azul