Cinco razones por las que es mejor ser gay que no serlo, por Nacho García