A Dani Martínez le entra la risa floja con el editorial de Pablo Pablete