Una licuadora en Las Meninas y las rebajas en el Guernica: ¡Pablo Pablete ha vuelto!