Cinco problemas de ser Flo, por Nacho García