Los cinco peores sabores de la historia, por Nacho García